DISECO

Combatir el pulgón de las plantas con remedios naturales

COMPARTE

Uno de los insectos más habituales y dañino para las plantas de nuestro jardín o terraza es el pulgón. El pulgón pertenece a la familia de los Aphidoidea, su tamaño es pequeño y de morfología poco variada. Los pulgones son una fuente de enfermedades para cualquier tipo de planta, además de realizar su alimentación chupando la savia de las plantas, lo que provoca que estas poco a poco se vayan debilitando hasta morir.

Combatirlos no es tarea fácil, ya que a su alta capacidad de reproducción que hace que la población se multiplique rápidamente, cuentan además  con otra propiedad que es su capacidad de mudarse e invadir otras plantas adyacentes, por lo que a veces podemos pensar que hemos acabado con ellos y al cabo de un de par de días volvemos a tener las plantas infectadas por los pulgones. En este sentido, si vosotros tenéis alguna plaga de este tipo, nosotros os recomendamos que recurráis a los servicios de Control Plag, quienes son verdaderos expertos en esta materia y os pueden ayudar a controlar todas las plagas y así poder tener las plantas o nuestra vivienda en perfecto estado.

En el mercado existen multitud de productos químicos para hacer frente a estos insectos, sin embargo, si deseamos utilizar un sistema sencillo, casero, económico, ecológico y de bajo coste, podemos preparar alguno de los siguientes preparados naturales que se pueden hacer en casa fácilmente:

  • Remedio a base de ajo. El ajo es un potente insecticida, bactericida y fungicida natural. Actúa como un repelente natural de las plagas que normalmente atacan a las plantas, por lo que se convierte en un excelente aliado para realizar todo tipo de cuidados en el huerto o jardín. La forma correcta de utilización es macerado, para ello se necesita una cabeza de ajo triturada en una licuadora por cada litro de agua que vayamos utilizar. Obtenida la mezcla se debe introducir en un envase de vidrio y guardar el preparado en la nevera un par de días. Transcurridos los cuales se diluye este preparado concentrado en unos cinco litros de agua y ya está listo para vaporizar directamente sobre los tallos y hojas de nuestras plantas.
  • Remedio a base de ortiga. La ortiga es una planta que además de fortalecer las defensas naturales de las plantas y estimular la flora microbiana de la tierra, es un buen repelente de insectos. Es una planta urticante por lo que antes de tocarla debemos proteger adecuadamente nuestras manos. De la ortiga se utilizan los tallos y las hojas con los cuales se elabora un purín. El proceso de elaboración es sencillo, se deberá recolectar 1 kg de planta por cada diez litros de agua y se deja macerar, removiendo, durante dos días. El purín desprenderá un olor desagradable y estará listo cuando no se desprendan burbujas. A continuación se deberá colar y diluir para pulverizar.
  • Remedio a base de jabón potásico. El jabón potásico es un potente pesticida cómodo y fácil de preparar. Para su elaboración se diluye este producto al 2 % en agua, es decir 20 ml. de jabón potásico por cada litro de agua. Una vez disuelto se pulveriza y rocía bien, tanto por el tallo como por el haz y el envés de las hojas, afectadas por el pulgón.

¿Qué otras plagas nos podemos encontrar de forma habitual?

Además del pulgón, lo cierto es que en el día a día nos podemos encontrar otras plagas como las siguientes:

  • Mosca blanca. La mosca blanca es un insecto pequeño (1mm) de color blanco polvoso. Esta mosca se alimenta de la savia de la planta, reduciendo su productividad. Un efecto secundario de la mosca blanca es la transmisión de enfermedades. La encontramos en el envés de las hojas de muchas plantas como tomates, berenjenas, calabaza, pepino… o flores como nochebuena y jamaica, entre otras. Algunos enemigos naturales son la catarina, crisopa, escarabajos depredadores o avispas parasitarias, pero también podemos aplicar agua con jabón o trampas de color amarillo.
  • Minadores de las hojas. El minador de la hoja es una pequeña larva que podemos encontrar en las hojas de nuestras plantas. Hacen pequeñas galerías o caminos entre las hojas, quitándole espacio para que la planta realice su fotosíntesis. El control más efectivo es ubicar la larva en la hoja y aplastarla con nuestros dedos, asegurándonos de no lastimas la planta.
  • Los chapulines son una plaga común que puede causar mucho daño, ya que se comen las hojas y en algunos casos toda la planta. Estos insectos pueden comer cualquier planta. Los chapulines pueden llegar a medir hasta 8cm de largo. Para el control de chapulines podemos contar con arañas, mantis, Bacillus thuringiensis y Beauveria bassiana.
  • Araña Roja. La araña roja es un insecto muy pequeño (0.5mm) que se alimenta de la savia de las plantas. Siempre se encuentra en grupo. Estos insectos forman una telaraña blanca en las hojas y tallos, de esta manera se protegen de los depredadores. Pueden atacar la fresa, berenjena, calabaza, tomate, maíz, chile, melón, patata y árboles. Para su control puede aplicarse un extracto de ajo y chile. Si la planta está muy afectada, es mejor eliminarla para evitar que se esparza a las demás plantas. Una buena prevención es la rotación de cultivos.

Realiza tu búsqueda