DISECO

El vino en Galicia, mucho más que un atractivo turístico

COMPARTE

El vino en Galicia es mucho más que un atractivo turístico y prueba de ello son las cinco denominaciones de origen que existen en la comunidad, estando cuatro de ellas en la provincia de Ourense y, la quinta, en Pontevedra. Es por ello por lo que la tradición vitivinícola en Galicia es muy importante y no se trata como un mero ocio o atractivo turístico, sino que se le da la relevancia que merece y se habla de él como uno de los polos de empleo y de economía de la comunidad.

Por ello, a lo largo de las próximas líneas os queremos dar a conocer un poco más estas cinco denominaciones de origen y, para ello, empecemos por las ourensanas:

  • Denominación de Origen Ribeiro. El ribeiro es uno de los famosos vinos gallegos. Creada en 1932, la Denominación de Origen Ribeiro es la más antigua de las gallegas y una de las DO históricas de Europa, pues es un vino que se elabora desde la época romana. Desde el siglo IX el vino ribeiro ha servido las mesas de muchos nobles, sobre todo entre los siglos XIV y XVI cuando se exportaba a varios países europeos. Curiosamente el ribeiro fue el primer vino occidental en llegar a América, de la mano de Cristóbal Colón, y durante siglos fue el principal vino de los reinos cristianos. Hoy es un vino muy popular y con gran proyección gracias al excepcional trabajo de recuperación realizado en los últimos años. Su producción superó las 14.200 toneladas de uva y los 8 millones de litros en 2015. El 85% de la producción es de vino blanco.

En su elaboración se utilizan diferentes variedades de uva, como treixadura, loureira, torrontés, albariño, albilla, godello, más las foráneas macabeo y palomino, entre las blancas; y caíño, ferrón, sousón, brancellao, mencía, garnacha y tempranillo en las tintas.

  • Denominación de Origen Valdeorras. En el extremo oriental de la provincia de Ourense hasta los límites con León, se encuentra la comarca de Valdeorras, otra tradicional zona vinícola de Galicia también de origen romano. Muchas de sus bodegas continúan elaborando el vino bajo tierra, en cuevas excavadas para preservar la temperatura. Fue en 1945 cuando se reconoció la Denominación de Origen Valdeorras. La zona de producción ocupa las cuencas de los ríos Sil, Xares y Bibei, caracterizadas por la gran diversidad de suelos.

En esta denominación, la uva godello es la principal variedad entre los vinos blancos, pero también se cultivan la doña blanca y la palomino. Entre las tintas, mencía y sousón predominan, acompañadas de otras minoritarias como brancellao, merenzao, negreda, garnacha tintorera, alicante, tempranillo y grao negro. Los godellos de Valdeorras son de fino aroma afrutado y buena estructura en boca, mientras que los tintos mencías tienen intenso color púrpura y un elegante aroma afrutado, de retrogusto intenso y prolongado.

  • Denominación de Origen Ribeira Sacra. Del legado de los monjes que durante siglos habitaron las inclinadas laderas del Miño y del Sil, recibimos hoy uno de sus más preciados tesoros, un vino excepcional que sorprende allá por donde pasa. La inigualable belleza del paisaje confiere aún más magia a los vinos que se producen en esta tierra plagada de monasterios. De ello toma el nombre de Ribeira Sacra, ya desde el siglo XII. Las inclinadas gargantas descienden en bancales o terrazas hacia los cauces de Miño y Sil, asentando sobre cada escalón los valientes viñedos de la denominada viticultura heroica. Un trabajo que en algunos viñedos obliga a renunciar a la maquinaria por la fuerte pendiente de las laderas. Así, en la espectacularidad de estos desfiladeros fluviales, se cultivan uvas como mencía, brancellao, merenzao, tempranillo, sousón y caiño tinto, entre las tintas; y albariño, loureira, treixadura, godello, doña blanca y torrontés entre las blancas.
  • Denominación de Origen Monterrei. La Denominación de Origen Monterrei es la más pequeña y joven de las gallegas (1996) y se extiende por la comarca del mismo nombre, en torno a la localidad de Verín, en el sureste de la provincia de Ourense, una de las zonas más secas de Galicia. Se divide en dos subzonas: valle de Monterrei y ladera de Monterrei. Esta denominación produjo 4.700 toneladas de uva en 2015, alcanzando los 2,4 millones de litros de vino. El 70% de su producción es de vinos blancos. Pese a su pequeño tamaño es una de las DO gallegas con mayor proyección de futuro y, esto se debe, en parte a asociarse con las mejores empresas del sector. En este sentido, Giona companyofrece a los productores y hosteleros los productos auxiliares más punteros del sector, algo que, sin duda alguna, mejora en gran medida la calidad del producto final. En la época de Felipe II fue también un vino que llegó a América y que, tras años de letargo, está recuperando su esplendor.

Denominación de Origen Rías Baixas, la única gallega que no es de Ourense

Esta denominación, territorio del conocido vino albariño, y además la más grande tanto por extensión como por número de bodegas. La DO Rías Baixas superó en 2015 los 20 millones de litros de vino y las 32.000 toneladas de uva, y se caracteriza por sus vinos blancos, perfectos para maridar con pescados y mariscos, aunque también los hay tintos y espumosos. Son vinos producidos a baja altitud, en zonas costeras o cercanas a ríos. La uva principal es la albariño, aunque también se emplean uvas como loureira, treixadura o caíño blanco. El albariño ha cobrado fama mundial en las últimas décadas, llegando a ser considerado el mejor vino blanco del mundo por varios afamados críticos. Rías Baixas es además una de las primeras rutas del vino de España.

Realiza tu búsqueda